simelsa

EE.UU. alcanza los 100.000 megavatios de potencia eólica instalada

EE.UU. alcanza los 100.000 megavatios de potencia eólica instalada

EE.UU. alcanza los 100.000 megavatios de potencia eólica instalada

EE.UU. alcanza los 100.000 megavatios de potencia eólica instalada

La industria eólica de los EE.UU. comenzó a desarrollarse en la década de los 80 del pasado siglo XX. No obstante, no fue hasta mediados de los 2000 cuando experimentó un crecimiento exponencial. California se convirtió en el centro neurálgico de una industria que en 2008 acumuló un total de 25.000 megavatios de potencia. Desde aquél año hasta el día de hoy la energía eólica estadounidense ha crecido en 75.000 megavatios, hasta superar la grandilocuente cifra de los 100.000. China es el único país que está por delante de los EE.UU. en la producción de este tipo de electricidad (221.000 megavatios).

Estos más de 100.000 megavatios de potencia eólica en funcionamiento dan trabajo a unas 114.000 personas, habiéndose construido también unos 57.000 aerogeneradores que están distribuidos por más de 40 estados. Hay más de 500 centros productivos de energía eólica que están repartidos por todo el territorio estadounidense y la inversión realizada supera los mil millones de dólares, los cuáles sirven para remunerar a los propietarios de los terrenos donde se asientan los aerogeneradores y también para pagar a las administraciones estatales y autoridades locales (por medio de impuestos y gravámenes varios). Tales números han sido presentados por la Asociación Estadounidense de la Industria Eólica (AWEA), la cual señala a la innovación como la base del éxito de un sector que ha logrado recortar el coste de la energía eólica en un 69%. 

Ahora mismo la producción eólica estadounidense sustituye a la generada mediante combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero por un valor de 240 millones de toneladas de CO2. Además, también representa el 13% de las emisiones del sector eléctrico dentro del territorio de los EE.UU. 

Según la AWEA, en el tercer trimestre de 2019 el sector ha llegado a conectar ocho grandes parques eólicos (1.927 megavatios). Tal dato hace que éste sea el mejor trimestre en la historia de la eólica estadounidense. En los nueve primeros meses del año EE.UU. ha logrado conectar 3.667 megavatios de potencia, representando un 123% más que en el mismo periodo del año anterior. Además, la AWEA prevé un futuro prometedor donde habrá un fuerte despliegue de la energía eólica, y es que los proyectos a corto plazo han registrado también un máximo histórico en el tercer trimestre del año con 46,5 gigavatios. En resumen, EE.UU. tiene como perspectiva en un corto periodo de tiempo proyectos que equivalen a más de la mitad de lo que se creó entre la década de los 80 y el año 2008. 

La AWEA también informa de que ahora mismo EE.UU. tiene en fase de construcción 22.651 megavatios de potencia y 23.844 megas en una fase avanzada de desarrollo (incluyendo 5.792 megavatios de potencia eólica procedente del mar). Los proyectos anunciados en el tercer trimestre de 2019 corresponden a una valoración de 10.900 megavatios, por lo que el peso de los mismos ha aumentado en un 11% con respecto al segundo trimestre del año y un 22% con respecto al mismo lapso de tiempo de 2018. 

Por otra parte, la demanda sigue siendo elevada. Los compradores de electricidad han anunciado acuerdos bilaterales para la compra y venta directa de energía eólica por valor de 1.379 megavatios, llegando hasta los 6.179 megas los acuerdos suscritos en el conjunto de los nueve primeros meses del año 2019. Honda, Sprint o Gap son algunos de estos compradores. Por otra parte las grandes compañías eléctricas han practicado planes de inversión para levantar y operar instalaciones eólicas por valor de 4.198 megavatios, añadiendo además 2.640 megas de potencia procedente del mar. Estados como Nueva York o Virginia se han puesto en marcha para cumplir determinadas actuaciones en este sentido. La AWEA calcula que los más de 100.000 megavatios que se producen de energía eólica en suelo estadounidense pueden abastecer a 32 millones de hogares.