simelsa

La energía eólica gana peso en la comunidad gallega

La energía eólica gana peso en la comunidad gallega

La energía eólica gana peso en la comunidad gallega

La energía eólica gana peso en la comunidad gallega

La transición hacia una energía limpia y renovable dio un importante paso hacia adelante en Galicia durante 2019. Según dio a conocer el Gobierno autonómico en el pasado mes de enero, a lo largo del citado año se impulsaron 18 nuevos proyectos de parques eólicos para aportar una potencia total de 415,25 MW, de forma que la producción de la región ya ha superado los 3.800 MW. Un esfuerzo que ha llegado de la mano de una inversión de 509 millones de euros y que, además, ha permitido la creación de cerca de 2.400 nuevos puestos de trabajo. 

Por lo tanto, el sector energético gallego ha entrado en una fase clave de su historia reciente. Desde 2009 han sido 42 los proyectos de parques que se han desarrollado, lo que ha servido para aportar una potencia de 671,03 MW. De esta forma, las infraestructuras puestas en marcha en 2019 representan el 42 % del total de los parques inaugurados en la última década, superando con mucho los avances logrados en este sentido a raíz del concurso que realizó la Xunta en 2010.  

Además, según los datos que maneja la Comunidad, entre 2009 y 2018, ambos años incluidos, la instalación de parques eólicos supuso 277 MW nuevos de potencia; por lo que en 2019 se aportó casi el 71 % del total de la capacidad de producción de energía eólica añadida durante la citada década. Un gigantesco avance que, en todo caso, no se va a detener aquí, según las previsiones de la Xunta. 

Y es que dentro de las previsiones del Ejecutivo para el presente año se incluyen el “funcionamiento de otros seis parques eólicos y una repotenciación, mejoras que supondrían un incremento de 143,55 MW”. Así, se espera que a finales de año “Galicia pueda llegar casi a los 4.000 MW de potencia eólica gracias a sus 187 parques”. Unos datos que prácticamente multiplicarían por dos los datos que presentaba la Comunidad en 2005, cuando esta generaba casi la tercera parte de la energía eólica de todo el país. Entonces su producción era de unos 2.000 MW por año, gracias a los 56 parques que estaban distribuidos a lo largo de su geografía.  

La energía solar y de biomasa también suman 

Pero Galicia no solo está potenciando actualmente la energía eólica como fuente renovable, porque a lo largo de 2019 también realizó una importante apuesta por las tecnologías fotovoltaicas y de combustión de biomasa. En concreto, el pasado año fue relevante por la puesta en marcha del mayor proyecto de la Comunidad gallega en lo que respecta a energía fotovoltaica. Gracias a él, Concello de Vilardevós (Ourense) instaló 4.500 módulos que tienen la capacidad de aportar otros 1,5 MW más a la producción de la región.  

Junto a ello, se espera que a lo largo del primer trimestre de 2020 esté plenamente operativa en Curtis (A Coruña) una de las principales plantas de biomasa de Europa. En condiciones normales, esta podrá trabajar con 500.000 toneladas de biomasa al año, procedente de los montes gallegos. De esta forma, según las estimaciones, este tipo de energía facilitará que Galicia tenga acceso a otros 49,9 MW de energía, lo que hará posible que la Comunidad vuelva a ser uno de los referentes en España en lo que respecta a la producción de energías renovables.