simelsa

Un proyecto español encuentra en la energía eólica la solución a los problemas causados por los apagones

Un proyecto español encuentra en la energía eólica la solución a los problemas causados por los apagones

Un proyecto español encuentra en la energía eólica la solución a los problemas causados por los apagones

Un proyecto español encuentra en la energía eólica la solución a los problemas causados por los apagones

Los problemas derivados de los apagones eléctricos pueden acabar encontrando pronto una solución limpia basada en las energías renovables. El impulsor de esta idea es un proyecto español desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), pertenecientes al Instituto de Automática e Informática Industrial (Instituto ai2), y de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI). Así, según el mismo, la clave podría estar en los parques eólicos de alta mar, ya que estos ofrecen múltiples ventajas respecto a los tradicionales sistemas termoeléctricos de sustitución. 

La lucha contra el cambio climático, una de las principales razones para el cambio 

Cabe recordar que el pasado 29 de septiembre la isla de Tenerife sufrió un grave apagón que dejó a cerca de 900.000 personas sin suministro eléctrico. Se trató de un percance que duró en torno a nueve horas, pero que en caso de haber tenido a su disposición aerogeneradores de alta mar, podría haber reducido considerablemente la espera de los ciudadanos.  

Así lo expresó el equipo de la UPV que presentó el proyecto en la conferencia WindEurope Off-shore 2019 que se celebró a finales de noviembre en Copenhague (Dinamarca). Y es que su propuesta pretende aprovechar la energía renovable obtenida gracias a los parques eólicos de alta mar, lo que además permite prescindir de los sistemas termoeléctricos. Algo realmente útil y necesario, porque las plantas térmicas son bastante contaminantes y requieren estar permanentemente encendidas, incluso en los casos en los que no necesitan producir energía.  

El equipo de Instituto ai2 lleva cerca de dos décadas trabajando e innovando en el control de los aerogeneradores de alta mar.  De hecho, actualmente es el único miembro español del proyecto europeo H2020 PROMOTION; mientras que a nivel nacional colabora con el programa INTER-WIND-HVDC, en el que también participa el Grupo de Investigación en Electricidad, Electrónica y Automática de la UJI. Por eso, ahora este grupo de trabajo ha anunciado que ha encontrado la forma de aprovechar todo el potencial de estos generadores de energía renovable, con el objetivo de respaldar los suministros de electricidad. 

Según explicó en Copenhague el coordinador del grupo ai2 que ha desarrollado este sistema, Ramón Blasco, “este trabajo contribuirá a que las centrales térmicas con alta contaminación puedan ser sustituidas por plantas renovables que cumplan con los objetivos de descarbonización europeos”. De ahí que, en caso de implantarse esta solución, suponga también dar un interesante paso adelante en la lucha contra el cambio climático.  

De hecho, durante el mencionado WindEurope Off-shore 2019, el propio Blasco formó parte del Panel de Servicios Auxiliares de parques eólicos marinos. Los investigadores participantes en el mismo analizaron la forma en la que los sistemas eléctricos basados en energías renovables pueden sacar el máximo partido de ellas y almacenarlas de una forma segura y confiable. Todo ello con la intención de que pronto las fuentes limpias sean lo suficientemente eficientes para sustituir a los viejos sistemas termoeléctricos. 

Valencia quiere ser uno de los pulmones eólicos de España 

Cabe destacar que la propia Universitat Politècnica de València está detrás del proyecto existente para levantar en la ciudad mediterránea la denominada Torre Eòlica (l’Eòlica). Esta ha sido planificada por el arquitecto local Fran Silvestre y cuenta también con el apoyo del Instituto Tecnológico de la Energía (ITE). Así, se espera que pueda iniciarse pronto su construcción en el puerto de la ciudad, a partir de un presupuesto de 13 millones de euros de iniciativa privada.  

La intención es que una vez que la nueva torre esté finalizada, alcance 170 metros de altura y disponga de un millar de molinos verticales y placas fotovoltaicas. Unas instalaciones que a pleno rendimiento podrán producir hasta tres megavatios (3MW), electricidad más que suficiente para solucionar cualquier hipotético percance de suministro energético que pudiera sufrir la ciudad.