simelsa

Energía eólica: una gran baza para la transición ecológica de la UE

Energía eólica: una gran baza para la transición ecológica de la UE

Energía eólica: una gran baza para la transición ecológica de la UE

Energía eólica: una gran baza para la transición ecológica de la UE

El último informe de la asociación WindEurope pone en evidencia la resistencia del sector eólico en un año más que complicado, además de la necesidad de una expansión continuada para acabar con la energía contaminante en Europa. 

En el año 2020 se instalaron en el continente europeo 14,7 GW de energía eólica. Esta cifra señala un decrecimiento energético del 6% con respecto al ejercicio anterior, 2019, aunque supone un total acumulado de instalaciones de 220 GW. Sin embargo, son 7 naciones las que concentran casi todas las instalaciones, un 69%: Alemania, Países Bajos, España, Noruega, Francia, Turquía y Suecia. 

Existe una distinción dentro de este tipo de energía, estando por un lado la eólica terrestre, con 11,8 GW instalados en el pasado año, un 80% del total y la marina que continúa reclamando más espacio en Europa con 2,9 GW y el 20% restante de nueva capacidad conectada a la red en 2020. En cuanto a este último tipo, también denominado offshore, Holanda es el país que mayor empujón le ha dado el pasado año gracias a su apuesta por las instalaciones marinas. Por detrás se encuentran Bélgica, con récord de instalaciones nacional, Reino Unido, Alemania y Portugal. 

¿Se espera este 2021? 

Se prevé que para 2021, se batan récords de instalaciones, con una previsión de 19,5 GW. Este gran avance se debe principalmente a los atrasos de permisos que ha causado la situación de emergencia sanitaria que ha marcado tanto 2020 como 2021. Dentro de este incremento, se espera que la energía producida offshore supere su propia marca con la instalación de 3,7 GW a lo largo del año, con Reino Unido a la cabeza. 

En cuanto a las instalaciones terrestres, onshore, se espera que Suecia se coloque al frente de nuevas instalaciones con 2,9 GW nuevos. Por detrás se encontrará Alemania, seguida de Francia con 2 GW y 1,5 GW respectivamente. 

Objetivo 2025 

A pesar de que los datos anteriores animan al optimismo, todavía queda mucho recorrido para combatir el devenir del cambio climático y completar la conversión renovable planeada por los gobiernos de los países de la Unión Europea. No hay tiempo que perder, por lo que se espera la construcción de 105 GW de nuevas instalaciones eólicas de cara a los próximos 5 años. Este plan es ambicioso, pero no suficiente para alcanzar el Green Deal y la neutralidad climática. 

Para esto, se deberían instalar 18 GW al año entre 2021 y 2030 para cumplir el objetivo de energías renovables de la UE y 27 GW al año para cumplir un objetivo climático más alto del 55%. Se requieren acciones inmediatas.  

Las cifras muestran la necesidad de facilitar la normativa y la concesión de licencias para facilitar la construcción y funcionamiento de nuevos parques eólicos. Actualmente, la burocracia para obtener nuevos permisos es ardua y los inversores ven cuesta arriba llevar a cabo nuevos planes por los riesgos y costes que suponen. Otra cuestión relevante es el desgaste de los parques eólicos, provocando que paulatinamente comiencen a perder capacidad de producción. En el viejo continente, en los próximos cinco años, 38 GW de centros eólicos alcanzarán los 20 años de funcionamiento y habrá que tomar una decisión: repotenciarlos, alargar su vida útil o desmantelarlos completamente. 

Las instalaciones marinas u offshore 

En los próximos cinco años, se espera que Europa en conjunto alcance los 29GW de potencia en energía eólica marina. Este crecimiento lo encabezará Reino Unido gracias a la inversión que planean para los próximos años, que rondará los 15 GW. Los Países Bajos, Francia y Alemania son también naciones que aportarán a lo grande por ella. 

Las instalaciones terrestres u onshore 

Entre 2021 y 2025 las instalaciones en tierra podrán alcanzar los 76 GW, con una media aproximada de 15 GW al año. Alemania liderará las instalaciones terrestres, con 13 GW a construir en el próximo lustro. A continuación, se encontrarán Francia con 8,8 GW, Suecia con 7 GW y España, que tiene previsto instalar 5,7 GW. 
 
Llegar a los objetivos planteados para 2050 es un gran reto para la Unión Europea y la mayor oportunidad para el sector de la energía eólica. Impulsar todo su potencial resulta imperativo en este momento.