simelsa

¿Puede España pasar de la dependencia energética a liderar el mercado renovable europeo?

¿Puede España pasar de la dependencia energética a liderar el mercado renovable europeo?

¿Puede España pasar de la dependencia energética a liderar el mercado renovable europeo?

¿Puede España pasar de la dependencia energética a liderar el mercado renovable europeo?

España está viviendo un boom de las energías renovables que apunta hacia 2030 con un objetivo ambicioso: que el 42% del consumo de energía final del país y el 74% de toda la generación eléctrica sean de origen renovable. 

A nadie se le escapa que España tiene una elevada dependencia energética de otros países. Ahora bien, ¿y si opta no solo por potenciar las renovables, sino también por liderar ese mercado? Y, es que, nuestro país será clave para “liberarse” de la dependencia del gas y del carbón rusos, según la presidenta de la Comisión Europea, gracias a su producción renovable y a la interconexión con Francia.  

Úrsula von der Leyen, afirma que España es “clave para el abastecimiento de energía a Europa”.  Además, ha evidenciado en más de una ocasión, el gran interés que tiene la Comisión Europea en impulsar las interconexiones energéticas entre España y el sur de Francia en respuesta a la amenaza para el suministro de energía en Europa que implica la invasión de Ucrania por parte de Rusia.  

Sánchez, por su parte, ha reafirmado la disposición de España para impulsar las interconexiones energéticas con el sur de Francia para abastecer a Europa no solo de gas, sino también de hidrógeno verde.  

España, clave para Europa  

¿Sabes que compramos a otros países el 74% de la energía que consumimos?  La raíz del problema reside en que España apenas produce una cuarta parte de la energía que necesita para funcionar en su día a día.  Esta excesiva dependencia energética implica, por una parte, que no controlamos el precio de la electricidad que importamos y, por tanto, estamos a merced de la inestable situación geopolítica y de los vaivenes de los mercados (más caros que nunca en su historia: el petróleo +72% y el gas natural + 47% en el último año); y por otra parte, que la energía que consumimos sigue basándose principalmente en combustibles fósiles que continúan deteriorando el medio ambiente y retrasando la descarbonización. Esa transición verde que tanto queremos y tanto necesitamos en España y Europa.  

Es por ello, que la Unión Europea tiene la necesidad urgente de reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos, no solo por alcanzar cuanto antes los objetivos de descarbonización, sino también por lograr una autonomía energética que liberaría al continente de los vaivenes del mercado internacional. Una necesidad de independencia energética que va alineada con un momento en el que, según apunta Bruselas, la eólica y la solar deben desempeñar un papel más relevante en este proceso de transición energética.

Hoy por hoy, España está viviendo un boom de las energías renovables que apunta hacia 2030 con un objetivo ambicioso: que el 42% del consumo de energía final del país y el 74% de toda la generación eléctrica sean de origen renovable, lo que implica poner en funcionamiento 60.000 MW de energías limpias a lo largo de una década. La pregunta clave es: ¿son las renovables la solución para conseguir nuestra independencia energética y poder controlar así la factura eléctrica?    

¿De la dependencia energética al liderazgo? 

La única solución real frente al descontrol de la factura eléctrica y la dependencia de otros países es “apostar seriamente por el autoabastecimiento energético sostenible que asegure el suministro e incluso permita escalar su comercialización, exportar energía a otros países”. Una reforma integral que acelere de manera ordenada y regulada la transición energética, estimulando en primer lugar el incremento de la capacidad instalada de las energías renovables, pero también impulsando el hidrógeno verde, promoviendo el autoconsumo, las comunidades energéticas y ciudadanas, la movilidad verde… y, fundamental, potenciando la investigación y desarrollo de sistemas de almacenamiento. 

Vamos por buen camino. A finales de 2021, España contaba con 63.896 MW verdes instalados (4.000 MW nuevos respecto a 2020), el octavo país con mayor capacidad renovable a nivel mundial. Un activo extra para los inversores, que consideran España uno de los diez países más atractivos en los que invertir en energía verde, según un ránking elaborado por EY.   

La buena noticia: las renovables baten récords 

Según datos de Red Eléctrica Española en su Informe del Sistema Eléctrico Español 2021, las energías renovables también aportan cifras de máximos históricos: el 48,4% de la generación energética en España el pasado año fue de origen renovable. También récord en energía eólica, con el 24%, que lidera el mix de producción nacional. Por su parte, la solar fotovoltaica lidera el incremento de producción con un crecimiento del 37,4%. Mientras, el carbón registró en el 2021 la menor producción histórica y la participación más baja en la estructura de generación nacional (2% sobre el total). 

Fuente: Elconfidencial, PV Magazine, Diariosur